Bajan los subsidios por desempleo en Estados Unidos

Las solicitudes de subsidio por desempleo se han mantenido relativamente estables desde que en marzo cayeron a 166,000, su nivel más bajo en 53 años, en medio de señales de enfriamiento del mercado laboral.

Ha habido informes de recortes de empleos, sobre todo en tecnología y la vivienda, y este último está experimentando una moderación de la actividad a medida que aumentan las tasas hipotecarias en respuesta a las crecientes expectativas de inflación y a las agresivas subidas de las tasas de interés de la Reserva Federal.

Sin embargo, el mercado laboral en general sigue ajustado. A finales de abril había 11.4 millones de puestos de trabajo vacantes, con casi dos vacantes por cada desempleado. Los economistas afirman que las solicitudes de subsidios tendrían que superar los 250,000 para ayudar a equilibrar la oferta y la demanda de mano de obra y controlar la inflación salarial.

El banco central estadounidense subió la semana pasada su tasa de interés oficial en tres cuartos de punto porcentual, su mayor alza desde 1994. La Fed ha aumentado su tasa de interés de referencia a un día en 150 puntos básicos desde marzo.

Los esfuerzos de la Fed por amortiguar la demanda en el mercado laboral y la economía en general están avivando los temores a una recesión el próximo año.

El presidente de la Fed, Jerome Powell, dijo a legisladores el miércoles que el banco central no está tratando de diseñar una recesión para frenar la inflación, sino que está plenamente comprometido con el control de los precios, incluso si al hacerlo se corre el riesgo de una recesión económica.

Powell dijo a la Comisión de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes que el compromiso de la Fed “es incondicional” para controlar la inflación.

“Realmente necesitamos restablecer la estabilidad de precios… porque sin eso no podremos tener un período sostenido de máximo empleo donde los beneficios se distribuyan ampliamente”, dijo. “Es algo que tenemos que hacer, debemos hacer”.

El testimonio del presidente del banco central estadounidense marcó el segundo día consecutivo en el que legisladores del Congreso lo interrogaron sobre el esfuerzo de la Fed para controlar la inflación, que está impulsando los temores sobre una aguda desaceleración económica o recesión y un fuerte aumento del desempleo.

“No tenemos herramientas de precisión”, aseguró, “por lo que existe el riesgo de que el desempleo suba, desde lo que históricamente un nivel bajo. Un mercado laboral con 4,1% o 4,3% de desempleo sigue siendo un mercado laboral muy fuerte”.

Sin embargo, al mismo tiempo, Powell afirmó que espera que el crecimiento económico se recupere en la segunda mitad del año después de un lento comienzo en 2022.

Los recientes datos de ventas minoristas, vivienda y manufactura sugieren que la economía está perdiendo velocidad después de que pareció haberse recuperado de la caída del primer trimestre, impulsada principalmente por un déficit comercial récord.

Los datos de la semana pasada cubren el periodo durante el cual el gobierno encuestó a los establecimientos para el componente de nóminas no agrícolas del informe de empleo de junio. Las solicitudes aumentaron moderadamente entre los periodos de encuesta de mayo y junio.

La economía añadió 390,000 puestos de trabajo en mayo. El informe de solicitudes también mostró que el número de personas que reciben prestaciones tras una semana inicial de ayuda aumentó en 5,000, hasta 1.315 millones, durante la semana que terminó el 11 de junio.

Los datos de la próxima semana sobre las denominadas solicitudes continuas arrojarán más luz sobre el informe de empleo de junio.

Cortesía de Expansión



Dejanos un comentario: