Guerra en Ucrania: Rusia capturó dos ciudades y una ruta clave en el este

El estado mayor conjunto de las Fuerzas Armadas de Ucrania dijo que las fuerzas rusas tomaron control de los poblados de Loskutivka y Rai-Oleksandrivka, y que trataban de capturar el de Sirotine, a las afueras de la ciudad de Severodonetsk.

Rusia controla la mayor parte de Severodonetsk, la capital administrativa de la provincia de Lugansk, luego de semanas de bombardeos aéreos y de artillería y de duros combates calle por calle con el Ejército ucraniano.

El grueso de las tropas de Ucrania que siguen en la ciudad están atrincheradas en una planta química, la de Azot, en las márgenes del perímetro urbano. Junto a ellos hay unos 500 civiles, según autoridades locales.

Las fuerzas rusas han redoblado su ofensiva contra Lisichansk, que está situada sobre un barranco muy empinado que forma el río Donest, justo enfrente de Severodonetsk, como parte de su ofensiva para conquistar toda la región conocida como Donbass.

Rusia ya controla el 95% de Lugansk y aproximadamente la mitad de Donetsk, la otra provincia que forma el Donbass, que es fronterizo con Rusia.

Ambas provincias, donde el ruso es la lengua más hablada, ya estaban parcialmente en poder de separatistas prorrusos desde 2014, que han proclamado en ellas “repúblicas populares” reconocidas por Rusia.

El Ministerio de Defensa británico dijo que las fuerzas rusas habían avanzado más de 5 kilómetros hacia el sur de Lisichansk desde el domingo pasado.

“Algunas unidades ucranianas se han retirado, probablemente para evitar ser encerradas”, dijo el comunicado.

“El mejor desempeño de Rusia en ese sector probablemente sea resultado de recientes unidades de refuerzo y de una fuerte concentración de fuego”, agregó, informó la agencia de noticias Europa Press.

Rusia más cerca de cortar el abastecimiento de tropas ucranianas en el este

Las Fuerzas Armadas de Ucrania dijeron que las tropas rusas también buscaban tomar unas colinas que dominan una autopista que va de Lisichansk a Bajmut, hacia el suroeste, en un intento por cortar las rutas de abastecimiento de las tropas ucranianas.

Un comandante de los separatistas prorrusos, que pelean junto a Rusia, dijo que sus fuerzas ya tenían el “control logístico” de la autopista, por lo que ya no era posible a las fuerzas ucranianas recibir refuerzos o provisiones desde Bajmut.

“Su resistencia no tiene sentido, es inútil. Creo que al ritmo que van nuestros soldados, muy pronto todo el territorio de la República Popular de Lugansk estará liberado”, dijo el teniente coronel Andrei Marochko a la agencia de noticias AFP.

El gobernador de Lugansk, Serguei Gaidai, confirmó horas más tarde que el tránsito en la ruta había sido cortado por el enemigo.

El ejército ruso está “llevando a cabo operaciones ofensivas para rodear a nuestras tropas en el área de Lisichansk, y están bloqueando la carretera” a Bajmut, dijo.

Gaidai agregó que una persona murió y otras tres resultaron heridas ayer en bombardeos rusos contra Lisichansk, incluyendo uno que destruyó una escuela.

“Tenemos tres heridos en un día, que fueron ingresados en los hospitales de Kramatorsk y Pavlograd. Anteayer, a última hora de la tarde, se encontró el cuerpo de un hombre sin signos de vida con heridas recibidas durante el bombardeo”, dijo.

Arribó nuevo arsenal militar a Ucrania

En tanto, el Gobierno de Ucrania anunció hoy la llegada de sistemas de lanzamiento de misiles de alta precisión estadounidenses Himars al país, prometidos por Washington para reforzar el arsenal militar de su ejército y hacer frente a la invasión rusa.

“Los Himars llegaron a Ucrania”, dijo el ministro de Defensa, Oleksii Reznikov, quien agradeció a su homólogo estadounidense, Lloyd Austin, por estas “potentes herramientas”, tras calificarlo como su “amigo personal y colega”, en un mensaje en Twitter junto a una imagen del sistema de lanzacohetes móvil instalado en vehículos blindados ligeros.

El ministro afirmó que este verano iba a ser “el último” para algunos de los ocupantes rusos, sin precisar cuántos lanzacohetes recibió Ucrania.

Rusia invadió Ucrania el 24 de febrero desde tres direcciones y en abril lanzó una ofensiva para capturar el Donbass luego de haber retirado a sus tropas de la periferia de Kiev, la capital, y de otras zonas del norte del país vecino.

Rusia controla ya total o parcialmente cinco provincias de Ucrania, entre ellas las dos del Donbass.

Consultado hoy sobre un posible entendimiento político para poner fin al conflicto, el vocero del presidente ruso, Vladimir Putin, dijo que “es posible una vez que Ucrania cumpla con todas las exigencias rusas”.

“Ucrania sabe perfectamente bien cuáles son”, agregó el vocero, Dmitri Peskov.

El Kremlin ha exigido que Ucrania acepte la soberanía rusa sobre Crimea, la península ucraniana que Rusia se anexionó en 2014, poco antes de que estallara el conflicto entre Kiev y los separatistas del Donbass.

Moscú también quiere que Ucrania reconozca a las repúblicas proclamadas por los separatistas de Lugansk y Donetsk.

Rusia, asimismo, ha dicho que Ucrania debería reconocer “la realidad en todo el terreno”, lo que parece aludir a las conquistas territoriales que su Ejército ha hecho en el sur ucraniano, donde controla toda la provincia de Jerson y parte de la de Zaporiyia.

Además, Rusia ocupa parte de la provincia de Jarkov, que limita con el Donbass y con territorio ruso.

Cortesía de Ámbito



Dejanos un comentario: