Ucrania teme una situación “aterradora” en Donbás ante los avances del ejército de Rusia

El frente oriental se está convirtiendo en una pesadilla para Ucrania. Mientras en Bruselas los líderes europeos le dan la bienvenida como país candidato a entrar en la UE, las tropas rusas avanzan poco a poco, pero de forma continua, en Donbás, la región oriental que se ha convertido en el centro de la guerra después de que los ucranios lograran al principio del conflicto expulsar al invasor que se acercaba a Kiev.

En los últimos días, el interés se centra en dos ciudades gemelas situadas en las dos riberas del río Donets: Severodonetsk y Lisichansk, ambas en la provincia de Lugansk. Después de que las fuerzas del Kremlin se hicieran fuertes en la primera hace unos días (aunque según las autoridades ucranias no la controlan al 100%), Kiev teme ahora el mismo destino para la segunda. La batalla está entrando en un “clímax aterrador”, ha dicho Oleksii Arestovich, asesor del presidente, Volodímir Zelenski.

“La situación es seria”, ha admitido este jueves la viceministra de Defensa, Hanna Maliar. “Rusia continúa desarrollando su guerra de desgaste. Según los análisis de nuestros servicios de inteligencia, las tropas de Moscú tratarán de capturar Severodonetsk y Lisichansk, porque los necesitan para su causa para anunciar que han logrado su tarea de hacerse con la totalidad de las provincias de Donetsk y Lugansk [que conforman la región de Donbás]”, ha continuado la número dos de Defensa desde Kiev.

“Lo que está pasando era predecible. Las fuerzas rusas multiplican por 10 nuestro volumen de armas y artillería. Me temo que van a seguir avanzando y que tienen posibilidades de hacerse con Donbás”, confiaba más tarde en la terraza de un café un exministro que pedía no revelar su nombre. “Hemos entrado en una fase de guerra totalmente convencional. Ucrania puede tener ventaja en las ciudades o en localidades medianas, pero en los espacios abiertos Rusia tiene las de ganar”, añadía el político retirado, que mantiene buenos contactos con diversas capitales europeas. La clave en esta guerra, concluía el exministro, será lo que ocurra en el sur, quién se quedará finalmente con ciudades tan importantes como Jersón (actualmente en manos rusas), descontando que va a ser muy difícil arrebatar a Moscú la península de Crimea y gran parte de Donbás.

El gobernador de la región de Lugansk, Serhii Gaidai, ha dicho este jueves que las tropas ucranias están defendiendo la ciudad de Severodonetsk, que antes de la guerra tenía unos 100.000 habitantes, y otras localidades próximas más pequeñas. Las fuerzas de Kiev se han visto obligadas a replegarse para evitar que se vieran rodeadas por el enemigo.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

Gaidai ha admitido que los rusos se han hecho con dos pequeñas localidades. “El enemigo ha capturado los asentamientos de Loskutivka y Ray-Oleksandrivka”, ha indicado el Estado Mayor del ejército ucranio en un mensaje en su cuenta de Facebook. “El enemigo concentra sus esfuerzos en hacerse con el control total de la ciudad de Severodonetsk”, ha añadido.

El viernes se cumplirán cuatro meses de la guerra que lanzó Vladímir Putin contra Ucrania, lo que él denominó una “operación militar especial”. Mientras las víctimas de ambos bandos caen, el presidente Zelenksi ha reclamado a sus aliados occidentales que aceleren el envío de armas pesadas para hacer frente a las tropas de Moscú. “Tenemos que liberar nuestro país y lograr la victoria, pero más rápido, mucho más rápido”, dijo el presidente en un vídeo colgado en su Telegram el jueves.

En su informe de este jueves, los servicios de inteligencia británicos han alertado de que desde el pasado domingo las tropas rusas han avanzado más de cinco kilómetros en dirección hacia Lisichansk. “La mejora en los resultados del ejército ruso se debe probablemente a los refuerzos que ha recibido recientemente y a la intensa concentración de fuego”, aseguran los británicos, que pese a todo añaden que Rusia aún no ha logrado sus planes de rodear toda la parte occidental de la provincia de Donetsk.

El Instituto para el Estudio de la Guerra (ISW, en sus siglas en inglés) ve posible que los rusos lleguen a Lisichansk en los próximos días. “Los sistemas de defensa aérea rusos en el este limitan la eficacia de los drones ucranios, socavando una de las claves que han ayudado a Kiev en esta guerra”, asegura el think tank estadounidense. El organismo cita a fuentes anónimas ucranias que aseguran que las fuerzas de su país han dejado de usar los drones turcos Bayraktar, de gran eficacia en la primera fase de la guerra, por las mejoras en la capacidad de defensa de Rusia.

Las fuerzas de Kiev también han rebajado el número de operaciones aéreas diarias a una horquilla de 20 a 30 y se enfrentan además a un problema de falta de pilotos para los aviones disponibles. “De todas formas, las fuerzas aéreas ucranias y sus drones siguen siendo activas en otras partes del país, ocasionando severos daños en objetivos en la provincia de Jersón [al sur del país] la semana pasada”, añade el ISW.

La ofensiva también se está recrudeciendo en Járkov, la segunda ciudad de Ucrania, en el noreste del país, muy cerca de la frontera rusa. Según el gobernador de esta provincia, Oleh Siniehubov, un ataque ruso en la noche del miércoles ha herido a cinco personas, incluidas dos niños, en la localidad cercana de Pechenihi. El ataque ha destruido varias casas, según ha asegurado del gobernador.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

50% de descuento

Contenido exclusivo para suscriptores

Lee sin límites

Cortesía de El País



Dejanos un comentario: