Una moneda común para Argentina y Brasil: ¿sueño o realidad?

El plan

En una carta conjunta, el nuevo presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, y el líder argentino, Alberto Fernández, dijeron que querían “crear una moneda de circulación sudamericana en el largo plazo” que se utilizará para los flujos financieros y comerciales.

Eso provocó comentarios sobre una moneda regional al estilo de la Eurozona para América del Sur, aunque desde entonces los funcionarios han minimizado eso y los analistas dicen que una unión monetaria completa es una perspectiva lejana.

Desde entonces, Lula ha dicho que las primeras conversaciones se centran en desarrollar una unidad de valor compartida para el comercio bilateral con el fin de reducir la dependencia del dólar estadounidense.

El secretario ejecutivo del Ministerio de Hacienda de Brasil, Gabriel Galipolo, dijo a la agencia Reuters que la “unidad regional de cuentas” vendría junto con un crédito ampliado para apoyar las exportaciones a Argentina a través de los bancos que operan en el país.

Agregó que el gobierno de Brasil ofrecería garantías a los bancos que ayudaron a brindar financiamiento, mientras que Argentina, un importante exportador de granos, tendría que proporcionar garantías a través de activos tangibles como granos, gas o petróleo.

¿Un euro-sudamericano?

Según el plan, el real brasileño y el peso argentino continuarían existiendo, con la nueva moneda dirigida estrictamente al comercio. Eso es muy diferente al euro, que se usa para todo tipo de transacciones dentro del bloque europeo.

La moneda se usaría en cámaras de compensación para ejecutar pagos comerciales entre los dos países, lo que ayudaría en parte a reducir la dependencia del dólar. Eso es clave para Argentina, que está lidiando con bajas reservas de divisas después de años de crisis de deuda.

“Esta moneda no circularía dentro de Brasil o Argentina. Es específicamente para ser un denominador común de los intercambios comerciales”, dijo Fabio Terra, profesor de Economía de la Universidad Federal de ABC.

¿Qué valdría?

Todavía está por debatirse cómo se valoraría la nueva moneda, pero el gobierno brasileño está considerando las monedas estables como una posible referencia, dijo Galipolo a Reuters.

Las monedas estables digitales, vinculadas a un activo como el oro, o monedas importantes como el euro, la libra y el dólar estadounidense, han surgido a medida que los emisores buscan expandir los usos de las monedas digitales, que generalmente no están reguladas y son volátiles.

“Es obvio que el real tendrá el mayor peso en la ecuación porque es la moneda más líquida que tenemos en el mercado internacional”, dijo Galipolo.

¿El plan es nuevo?

A fines de la década de 1980, Brasil y Argentina discutieron la idea de una moneda compartida para el comercio llamada ‘gaucho’, que quedó en el camino debido a dificultades para implementar la idea. En 2019, el expresidente brasileño Jair Bolsonaro promocionó planes para una unión monetaria, que tampoco se materializaron.

Sin embargo, el equipo económico del gobierno de Brasil ahora cree que una moneda centrada en el comercio combinada y un financiamiento reforzado podrían ayudar al país sudamericano a recuperar el comercio con Argentina que ha perdido frente a China en los últimos años.

Con información de Reuters

Cortesía de Expansión



Dejanos un comentario: